Enclavada en uno de los escarpados de la ladera meridional de la Sierra de Alaiz, en la localidad de Guerendiain, se encuentra la cueva llamada “Diablo-Zulo” donde se han encontrado importantes yacimientos prehistóricos. Los restos datan del Paleolítico Superior (instrumentos y armas fabricados en piedra), con estratos de la Edad de Bronce, de la edad de Hierro y cerámica romana. Ha sido una pena que no haya sido excavada con los permisos y el rigor científico que corresponde. Aquí vivieron probablemente los primeros pobladores del Valle.

También se han encontrado restos del Neolítico y la Edad de Bronce a lo largo de toda la Sierra de Alaiz en sus dos vertientes: diversos foliáceos de sílex, conjuntos microlíticos variados y restos de cerámica. En Andricáin se encontró un útil bruñido y alisado de difícil filiación; posiblemente se trate de un hacha. También se han encontrado hallazgos similares de Otano, Imárcoain, Noáin y el caserío de Alaiz. No ofrece dudas el hacha pulimentada plaza de forma trapezoidal aparecida en Guerendiáin. Sin embargo, la pieza más digna de atención es el puñal cuidadosamente pulimentado hallado en el término de Imárcoain que se encuentra en la actualidad en el Museo de Navarra. Mide unos 35 cm de longitud, es una pieza cortante, de forma triangular, plaza, fabricada en cuarzo de color blancuzco veteado con motas negras.

X